jueves, 16 de diciembre de 2010

Inyección de moral, en vena Sevillista.

A pesar de los malos augurios, del terrible frío (mas propio de Alemania que de Nervión) de los nervios a flor de piel, de encajar el primer gol a los tres minutos tras un mal despeje de Escudé, del árbitro Ruso,siempre con la vara de medir las tarjetas en nuestra contra, de lesionarse Kanouté (golazo el suyo marca de la casa); el Sevilla se encuentra en el bombo de los dieciseisavos de final de la Uefa Europa League.
La verdad es que los que estuvimos en el Pizjuán, nos dejamos las gargantas en el envite,metiendo presión al equipo Alemán y a su hichanda. que vinieron en gran número,pero cuando este campo aprieta de vedad es lo que dice nuestro himno: "llevándolo en volandas por siempre a ganar"
Esperemos que esto sea una señal de que el equipo crea en sus posibilidades, de que el entrenador vea que como hoy, se plantean los partidos desde una defensa sólida y un centro del campo que no permita al rival llegarnos con tanta facilidad.