viernes, 6 de noviembre de 2009

Sentimientos contradictorios


Desde que he oído las declaraciones del Duende de los Palacios, esta tarde, tengo sentimientos absolutamente contradictorios y no sé por cual decantarme.

Si pienso en lo que beneficia al jugador, me alegro profundamente por él,  porque creo que es el mejor en su puesto, sin lugar a duda alguna y que se lo merece como nadie, ahora bien, si "pienso" con mi corazón sevillista, que solo quiere lo mejor para nuestro Sevilla, entonces debo confesar que no quiero que vaya a la Roja, bajo ningún concepto, al igual que no quiero que ningún jugador nuestro lo haga, que luego las consecuencias las sufrimos aquí, o no nos acordamos del bajón de Capel el año pasado después de la caña que le dio la prensa que hizo que el seleccionador dejará de convocarlo, o la temida lesión de rodilla que sufrió Koné jugando un partido amistoso, por poner los ejemplos más cercanos.

Es verdad,  que  si Jesús Navas por fin es convocado por Del Bosque, que todavía esta por ver, esta que escribe, empezará a seguir a la Selección con un interés que hasta ahora no había tenido.